Los Wayúu o Guajiros son un pueblo indígena de la península de La Guajira, región caribeña que se sitúa entre Colombia y Venezuela, incluyendo territorio de ambos países.

La alta Guajira se caracteriza por sus suelos arenosos y áridos, y su vegetación de cactus y matorrales. La media Guajira, en tanto, es semidesértica, dotada de estepas herbáceas y sabanas cubiertas de montes espinosos y la baja Guajira tiene paisajes naturales donde abundan los bosques y los pastizales.

Las crónicas españolas relatan que los Wayúu se organizaban en clanes, con altos grados de movilidad poblacional, y se dedicaban fundamentalmente a la caza y la pesca. Cuando se dio el contacto con la cultura española, el pueblo Wayuú adoptó el pastoreo y el comercio, lo que propició el sedentarismo y el tiempo de estancia en sus lugares de residencia.

La explotación de los recursos naturales de La Guajira por las naciones a las que pertenece su territorio (petróleo o carbón) ha sido problemática en ocasiones para el pueblo Wayuú, que ha luchado por mantener su independencia económica y política, y por preservar sus costumbres y tradiciones. Aún hoy, los Wayúu mantienen una amplia autonomía en ambos aspectos.

Para los wayúu, los territorios se clasifican en prohibidos (zonas reservadas en las cuales no se pueden realizar actividades de caza, pesca, recolección, siembra o explotación forestal porque son considerados lugares habitados por los creadores), encantados (espacios reconocidos como zonas en las cuales no se puede entrar sin el permiso de los seres espirituales mediante rituales de purificación) o comunales (áreas destinadas a actividades productivas y de conservación, rituales o festividades).

El pastoreo es la actividad más importante. El número de cabras, reses, caballos y mulas son el símbolo de riqueza y poderío. El tejido es una labor que combinan con las demás actividades cotidianas.

El pueblo Wayúu aún se organiza en clanes, y existe todavía la autoridad tradicional y un sistema autóctono de la administración de la justicia en la cual se destaca el pütchipüpütche’ejachi, es decir, el portador de la palabra o “palabrero”, quien resuelve los conflictos entre los diferentes clanes. En 2010, UNESCO declaró a los “palabreros” como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

En lo que se refiere a la familia extensa matrilineal “según la sangre” o apüshi, el alaula tío materno mayor es quien ejerce la autoridad. El hombre puede tener varias mujeres. Antes del matrimonio el novio debe llegar a un acuerdo con los padres de la novia en una reunión denominada ápajá y entregarles la cantidad de ganado y joyas que acuerden. La mujer permanece en el hogar como símbolo de respeto y unidad.

Habitan en rancherías (piichipalamiichipala), pequeñas comunidades distantes unas de otras, conformadas por agrupaciones de parientes cercanas al clan.

Los Wayuú representan el 19,42% de la población indígena de Colombia. Aún hoy, más de la mitad de la población wayúu no sabe leer ni escribir.

Cada año, entre los meses de mayo y junio, en el norte de Colombia se celebra el Festival de la Cultura Wayúu en Uribia, el asentamiento más grande en Colombia de los indígenas Wayuú. Se celebró por primera vez en el año 1984, con la elección de la primer Mujer Wayúu (Majayut), que decidió mostrar públicamente la esencia de su cultura, a través de bailes, comida, juegos, medicina y música tradicional.

Con la mezcla de música tradicional, rituales, artesanías y juegos, los Wayúu muestran al mundo su enorme riqueza cultural, que han logrado mantener casi intacta a lo largo de generaciones.